AstroViajes.com

Cusco: viaje al corazón del mundo incaico


Cortesía de En Plenitud

Solíaser el corazón de las cuatro regiones que abarcaba el Tahuantinsuyo, desde elnorte hasta Ecuador y por el sur hasta el noroeste argentino. Todos los caminospartían desde Cusco y desembocaban en Cusco, centro de las peregrinaciones delos incas gracias a sus templos consagrados a los dioses Sol y Luna y residenciade emperadores y príncipes de una dinastía que antes de la conquista españolahabían impuesto su civilización en toda la región.


Esta ciudad situada donde los Andes peruanos se levantan con sus picos bañadosde niebla y selva y a una altura bastante considerable sobre el nivel del mar,es muy diferente cinco siglos después, aunque no perdió su encanto ni sus raíces(por ejemplo, el idioma quichua sigue vigente en todos los pueblos cercanos).


Los españoles se llevaron todo el oro y la plata que bañaban la región, ysobre las paredes indígenas construyeron sus propios hogares, aunque elmestizaje ya es una marca imborrable.


Lo primero a lo que el turista debe acostumbrarse es a la altura: se encuentra a3300 metros sobre el nivel del mar. Algunos resuelven el problema con un simpleté de coca y a otros les cuesta adaptarse. Lo segundo que debe hacer esconseguir el pase que le permita acceder por una tarifa única a los principalesmuseos, iglesias y monumentos indígenas de toda la ciudad.


Uno de los puntos de encuentro de los turistas es un bar ubicado en un primerpiso justo frente a la Catedral. Allí se puede probar el famoso pisco, que losperuanos consideran como bebida nacional. También es muy tentadora la comidabasada en productos del mar, cereales como la quinoa, y el cuy o cuis.

 

Plazade Armas

 Justoen el centro de Cusco y por lo tanto del Tahuantinsuyo, se encuentra la Plaza deArmas donde los incas solían mezclar tierra de Cusco con tierra de las regionesque iban conquistando.
En la antigüedad estaba rodeada de palacios incas y cubierta de arena mezcladacon oro, plata y coral.
Como toda Plaza colonial se encuentra rodeada por dos iglesias impresionantes:la Catedral, que en realidad forma un conjunto de tres templos junto con laIglesia de Jesús María(o Santísima Trinidad) a la derecha y El Triunfo a laizquierda.

Dentrode la Catedral se pueden observar “La Última Cena”, un raro retrato de laVirgen María embarazada y la venerada imagen de Nuestro Señor de losTemblores: un Cristo crucificado enviado por Carlos V, al que se le atribuyenpropiedades milagrosas.

Sucampana mayor fue realizada con una tonelada de oro, plata y bronce y se escuchahasta 40 kilómetros a la redonda.
La otra gran iglesia es La Compañía, fundada por los jesuitas en 1571, eimpactante tanto por dentro como por fuera.

Luego,más alejada, está la Iglesia de la Merced pegada a un Museo de Arte Religioso.

Caminandohacia el sur nos topamos con uno de los más importantes centros de culto incas,el Templo del Qoricancha (Templo del Sol) sobre el cual se levantó la iglesiade Santo Domingo. Las paredes de este lugar estaban forradas en oro, esmeraldas y turquesas, iluminadas por los rayos del sol.


Otro lugar para visitar es el convento de Santa Catalina que fue la residenciade las 3000 mujeres dedicadas al culto del Sol, consagradas a preparar la chicharitual y las telas para las ropas del inca (elaboradas con lana de alpaca, vicuña,y un derivado de piel de murciélago). En este lugar se puede apreciar la técnicadel tallado de las rocas que obtiene su punto máximo en la famosa Piedra de losDoce Ángulos.

 ElValle Sagrado 

Enlos alrededores de la ciudad de Cusco se encuentra el Valle Sagrado de los Incas– que une Machu Pichu con Ollantaytambo y Písac – un lugar de riquezaarqueológica.

En este lugar un imperdible es la Fortaleza de Sacsayhuamán, por la hermosavista de Cusco que ofrece desde las alturas: un macizo de casas coronadas detejas rojizas, con la Plaza de Armas en el centro y una corona de montañas bañadaspor el sol detrás.


En el mismo valle se puede visitar Qenko, un santuario inca, el templo de PucaPucara, los baños de Tambo Machay, el pueblo de Chinchero y Písac, un lugarideal para pasar la noche y sobre todo para visitar el variopinto mercadodominical.


Desde Písac se puede seguir hasta Yucay donde se encuentra la hermosa Posadadel Inca, levantada sobre un antiguo convento. Luego seguir hasta Urubamba, enel centro del valle, surcado por el río del mismo nombre.


Más adelante está Ollantaytambo un pequeño poblado donde la vida pareceestancada en el pasado (las familias respetan las costumbres de susantepasados).

Desdeallí se pueden tomar excursiones por siete rutas ancestrales que parten delpueblo, con guías especiales que cuentan historias y leyendas sobre los incas. 

MachuPichu 

Estees un lugar único, que tiene el peso de la historia, del misterio, de unageografía imponente y de un marco natural que sirve para engrandecer sumagnificencia.
Se puede llegar a través del Camino del Inca, en tren o incluso en helicópterohasta el cercano pueblo de Aguascalientes.

Asus espaldas la flanquea el Huayna Pichu (Pico Joven) en tanto la ciudadela en sílleva el nombre del cerro sobre el que fue construida, el Machu Pichu (ViejoPico).


La existencia de este lugar fue desconocida por los españoles y tampoco se sabebien el porqué la ciudad fue despoblada antes de la llegada de éstos.

Seespecula que vivían en este conjunto de casas y lugares rituales alrededor de1000 personas.

El hallazgo de esqueletos sobre todo de mujeres hace pensar que la ciudadela erael refugio de las Vírgenes del Sol, otras teorías dicen que la importantecapacidad de producción agrícola de sus terrazas tal vez estaba destinada aproveer hojas de coca para sacerdotes y nobles incas; también dicen que debidoa su posición estratégica la convertía en un complejo militar de granimportancia.


Se pueden visitar grandes altares: el Trono del Inca, la Fuente Principal, elTemplo del Sol, el Palacio de la Princesa, el sector Real, la Roca Funeraria, elTemplo de las Tres Ventanas, el Reloj Solar.


Todos los turistas que visitan Machu Pichu se sienten atraídos por lasrenovadas formas de culto al Sol y los astros: tanto hoy como ayer, los Andesasisten impasibles a la multiplicación de cultos y dejan que cada uno leatribuya a este conjunto glorioso el significado y la función que prefiera.


Cortesía de En Plenitud
Publicado Sunday 19 de December de 2004